Dolor de Testículos

En muchas ocasiones aparece un dolor localizado en los testículos y por tanto muchos hombres comienzan a preocuparse y a pensar que tienen algo malo o que algo les está pasando en sus testículos.

En ocasiones  el dolor viene acompañado de hinchazón, enrojecimiento en las partes, náuseas y mareos, dolor al orinar, dolor en las relaciones sexuales, sangre en la orina y sangre en el semen.

El dolor testicular es muy alarmante y enseguida puede preocupar a los que lo padecen, pero antes de que se preocupe demasiado, le conviene conocer las causas de porqué duelen los testículos así como su anatomía básica.

Cuando se está formando el feto de un bebé masculino, sus testículos se encuentran alojados en el vientre y poco a poco van desplazándose hasta la bolsa externa llamada escroto, donde se alojarán finalmente, pero en este desplazamiento quedan conectadas ambas partes por un cordón espermático que es el que mantiene colgados a los testículos, y que está formado por diversos tipos de vasos sanguíneos, linfáticos, nervios…etc. De modo que el viaje que realizan los espermatozoides no va únicamente de los testículos al pene, sino que viajan mucho más, de los testículos al abdomen, junto a la vejiga, y del abdomen a la uretra.

Cada testículo tiene una prominencia en la parte superior llamado epidídimo que es el encargado de transportar y almacenar los espermatozoides.

Testículo anatomía

¿Cuáles son las causas del dolor testicular?

Como en casi todos los sistemas del cuerpo, son muchas las causas que pueden producir molestias y dolores, con soluciones que van desde no hacer nada hasta incluso la cirugía.

A veces se confunde el dolor con una molestia pasajera, como es el caso de las personas que tras una prolongada excitación sexual, sin eyacular, pueden experimentar una sensación similar al dolor producida por la inflamación de los conductos deferentes, pero que cesa al poco tiempo.

Vamos a ver las 4 causas más habituales y después las causas menos habituales.

4 causas más habituales:

1 – Un golpe: A menudo, un golpe directo en los testículos, ya sea por lesión deportiva, patada o puñetazo,  produce mucho dolor y es la principal causa en casos de lesiones testiculares. Si la lesión es muy fuerte y el testículo ha sido dañado, necesitaría urgentemente una cirugía de emergencia.

Golpe

2 – Torsión testicular: El testículo se tuerce dentro del escroto. En algunas ocasiones es debido a un golpe, y en otras ocasiones es de forma espontánea, siendo más común en bebés recién nacidos o en niños en edades de pubertad sexual entre los 12 y los 17 años. El dolor aparece de forma repentina.

El giro hace que se cierren algunos conductos impidiendo ya sea el flujo de esperma o incluso peor, impidiendo la llegada de la sangre al propio testículo, lo que puede producir la muerte de dicho testículo por falta de oxígeno.

Torsión testicular

3 – Epididimitis: En hombres adultos, mayores de 18 años, es más común la inflamación del epidídimo y suele estar causada por alguna infección, en ocasiones, si el hombre es muy activo sexualmente, se puede atribuir la epididimitis  a enfermedades de transmisión sexual como la clamidia o la gonorrea. El dolor aparece de forma gradual.

Inflamación del epididimo

4 – La torsión de un apéndice testicular: Habitualmente en edades comprendidas entre los 7 y los 14 años. En este caso la torsión puede darse en la zona de unión del apéndice del epidídimo con el apéndice del testículo, lo que produce que la sangre no alcance correctamente a la zona y provoque dolor.

Otras causas menos habituales:

Otras causas que pueden producir dolor, aparte de las cuatro anteriores son:

-        Hernia inguinal: Defecto muscular en la ingle que afecta al escroto.

-        Orquitis: Inflamación testicular, causadas por infecciones virales.

-        Tumor testicular: Rara vez causa dolor pero conviene buscar bultos.

-        Cálculos renales: El dolor renal se extiende a la zona escrotal.

¿Cuándo ir al médico?

Todo dolor indica que algo no está bien. En el caso de un golpe ligero o de una larga excitación sexual sin resolver, nosotros mismos sabremos  que se trata de un dolor pasajero y que debemos esperar un tiempo prudencial, si el dolor no desaparece, debemos acudir a la atención médica por si se tratara de algo más serio.

Si el dolor se ocasiona sin causa aparente también debemos llamar a nuestro servicio médico o acudir directamente a los servicios de urgencias de un hospital

Diagnóstico del dolor testicular:

Asumiendo que el dolor no desaparece y que acudimos a un centro médico, los doctores necesitarán hacer algunas pruebas previas para determinar las causas del dolor.

Lo primero será un examen visual, seguido de una palpación con la mano para examinar posibles bultos sospechosos y para determinar, con ayuda del paciente, si algunas zonas duelen más o menos. El doctor también se hará cargo de determinar si el dolor procede de otras zonas adyacentes como el abdomen, la ingle, el pene o el escroto.

Un análisis de sangre y de orina pueden determinar si existe alguna infección de tipo vírica o bacteriana procedente de alguna enfermedad de transmisión sexual.

Ecografía testicular: Ayuda a evaluar si existe un bajo caudal sanguíneo así como anomalías anatómicas que puedan causar dolor, pudiendo detectar la ruptura testicular, acumulación de sangre o de pus, tumores o hernias inguinales.

ecografia

Ultrasonido testicular: Ayuda a evaluar si se trata de la epididimitis

Gammagrafía: Requiere inyección en sangre de contraste radioactivo para ver cómo circula la sangre a través de los conductos del testículo.

Escáner nuclear: Para determinar si existe torsión testicular, aunque la preparación de este

Tratamiento del dolor testicular

Si el dolor es persistente acuda al médico. Tenga en cuenta que algunos medicamentos  pueden calmarle el dolor temporalmente, como el Ibuprofeno y el paracetamol.

Golpe fuerte: Tras evaluar que no existe lesión grave, un golpe fuerte o trauma puede tratarse en casa tomando medicamentos para el dolor y para la inflamación, elevación escrotal y bolsas de hielo. Únicamente en caso de rotura y acumulación de sangre podría pensarse en una intervención quirúrgica. La mayoría de los pacientes se recuperan sin secuelas.

La torsión testicular: La torsión sí que requiere cirugía inmediata. En ocasiones un doctor puede desenredad manualmente el testículo, pero es una solución temporal. Si la destorsión se produce en las siguientes 6 horas desde el comienzo del dolor, la recuperación del testículo suele darse en un 90 a 100% de los casos, después de 12 horas, la recuperación es del 20 al 50%, por ello, acudir rápidamente al médico puede evitar la pérdida del testículo.

Epididimitis: Requiere igual tratamiento que muchas infecciones de virus y consiste en tomar antibióticos, medicamentos para el dolor y  antiinflamatorios. Recuperación completa.

De torsión de un apéndice testicular: Control de dolor con medicamentos y antiinflamatorios. El dolor se va en una semana. Recuperación completa sin secuelas.

Hernia inguinal: Cirugía en la hernia

Orquitis: Medicamentos para el dolor, bolsas de hielo y reposo. Las personas se recuperan sin problemas

Tumor testicular: Necesita un diagnóstico definitivo y que el tratamiento lo ponga un especialista en el cáncer de testículo.

Cálculo renal: Medicamentos para el dolor, para las náuseas y para que la piedra salga y sea expulsada.

Bibliografía: http://www.emedicinehealth.com/testicular_pain/article_em.htm