El dolor referido – Ejemplos y definicion

El dolor referido, también llamado dolor visceral, es aquel dolor que se percibe en un lugar diferente al lugar que irradia el estímulo doloroso. Un ejemplo de dolor referido es el ataque al corazón (Infarto de miocardio) que tiene su origen en el corazón, pero que el dolor se siente en ocasiones únicamente en el cuello, hombros y espalda en lugar de sentirse en pecho, que es el origen de la lesión.

El dolor referido se conoce desde el siglo XIX y existe una enorme cantidad de literatura sobre el tema, pero el mecanismo de porqué ocurre sigue siendo desconocido, aunque existen varias hipótesis que tratan de explicarlo.

Para el ejemplo del ataque cardiaco, se piensa que el dolor referido está causado porque las neuronas del corazón y las del brazo convergen en las mismas neuronas del sistema nervioso central, por lo que el encéfalo interpreta el mensaje como si proviniera de la superficie corporal ya que suele ser un origen más común.

Dolor referido

No se debe confundir el dolor referido con el dolor fantasma, que es aquel que ocurre cuando se amputa un miembro, y el paciente sigue teniendo dolor y sensación en la zona como si siguiera teniendo dicho miembro.

Causas del dolor referido:

Cualquier estímulo que excite las terminaciones nerviosas en la zona adyacente al origen del dolor puede producir un dolor referido que se transmite a través de fibras nerviosas que conducen el dolor y que discurren con el sistema nervioso simpático. La mayoría de las causas por las que suceden estos estímulos son:

–        Isquemia: Degeneración de tejidos que estimula la terminación nerviosa del dolor.

–        Estímulos químicos: Son a menudo sustancias lesivas que estimulan zonas muy amplias y sensibles al dolor.

–        Espasmo de un órgano hueco: Se estimula el dolor y disminuye el riego sanguíneo a la zona de modo que la víscera u órgano se defiende en forma de calambres con lo que el dolor aumenta, y después desciende a modo de contracción rítmica.

–        Sobredistensión del órgano: En ocasiones, una víscera totalmente llena produce dolor. La distensión puede colapsar los vasos sanguíneos que rodean dicho órgano y producir un dolor isquémico.

–        Órganos insensibles: Algunos órganos permanecen insensibles frente a estímulos, por ejemplo el parénquima hepático o los alveolos pulmonares, en cambio, los bronquios o la pleura si que son muy sensibles al dolor, por lo que un estímulo en una zona no sensible pudiera trasladarse para dar aviso a una zona sensible adyacente.

One Response

  1. JOSE LEOBARDO LOPEZ CARVAJAL enero 9, 2016

Leave a Reply